jueves, 15 de septiembre de 2011

#9: Otros aires

Después de cancelar la boda mi padre decidió que debíamos mudarnos. Él necesitaba cambiar de aires para que todo dejara de recordarle a su ex-mujer y a su ex-empleada de hogar. Y por eso, de nuevo coincidiendo con el día de mi cumpleaños, aunque esta vez tres días antes, nos mudamos. Lejos, muy lejos, lejísimos de Juan. Lloré. Lloré casi como cuando se fue mi madre. La última noche Juan me hizo el amor para que dejara de sollozar, pero no pude. Él era mi amor, mi sueño, mi alegría. Él era mi vida. Juan y yo nos prometimos lealtad infinita. Hasta que ocho meses más tarde su falo decidió que ya había pasado demasiado tiempo, y empezó una nueva relación. Al menos mi amado, en alarde de su infinita perfección, me lo hizo saber enseguida suplicando mi perdón pero no mi vuelta. Finalmente decidimos que cada uno debía rehacer su vida otra vez.

15 comentarios:

Lune* dijo...

Ö Juan no puede haberle echo eso!
Pobre... Y encima porque tuvo que mudarse... que asco de gente!

Libros Que Voy Leyendo dijo...

necesito saber cómo sigue! no puede acabar así

te sigo
besos
Lourdes

Lucas Fulgi dijo...

Ese "decidiMOS" es medio ficticio... él ya lo había decidido.

Las Mejores Cosas Al Amanecer dijo...

Si Juan la quería de verdad no la hubiera dejado por otra, por muy lejos que estubiese. Mi prima y su novio estuvieron un año sin verse porque él estaba en Portugal y ella a la otra punta de España, y no lo dejaron!

Joana

Cristina. dijo...

Me esta gustanto esta historia!!
Te dejo la nueva direccion de mi blog : http://8760sourirespourvivre.blogspot.com/
Sí, por fin he vuelto a blogger jajaja. Un besazo!

Leyendo Bajo El Cielo dijo...

Pobre...
Me encanta esta historia!

Dam Aguirre dijo...

En esos momentos lo mejor es irse tan lejos como se pueda... por dentro aunque fuera...

Juan Ojeda dijo...

Si algo, según sugiere la historia de la humanidad, nunca debiera tomar decisiones es un falo/

No confundir falo con faro, se parecen las palabras.

Pobre Juan, seguro se perdió de un gran amor, y ni siquiera lo decidió él.

Me gusta, me gusta esta historia, cada vez más.

Abrazo Pía!

Miss Frenesí dijo...

Pobrecilla, vaya etapa más dura!
Un beso enorme bonita :)

Raul a q dijo...

¡Vaya! Casi me pierdo esta entrada.
Pobre Juan, hay que entender que el pobre es un esclavo de su falo. jeje
Un besazo mi niña.

Confusa permanente dijo...

Hacía tiempo que no pasaba,cada día escribes mejor.
Un beso guapa!

don vito andolina dijo...

Hola Pía,este Juan lo ve algo torpe..... me dá que se lamentará....veremos...gracias guapa, cuidado con faros..falos.....pasa buen día, besos iluminados...

Adela dijo...

Sí sí sí, una relación a distancia no funciona, NUNCA!! además la gran mayoría de hombres (no digo todos) piensan con el falo xD

The Little dijo...

¡Ay! Pobre Galia, ¿cuando va a ser feliz?

The Little dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.