jueves, 8 de septiembre de 2011

#6: Otros hombres

El verano en que acabé el primer curso de la carrera, con todo aprobado y buenas notas, estaba siendo el mejor con diferencia. Y es que en una carrera tan falta de féminas los chicos vagaban a la caza y captura de la chica guapa e inteligente. Aunque de lo primero no presumo demasiado, de lo segundo tengo hasta de sobra, así que ese año conocí la anatomía masculina al completo.
El primero en entrar en mi vida fue Marcos. Un buen chico. Y con eso queda del todo definido. Él me enseñó que los chicos pueden llegar a desvivirse con tal de palpar un seno femenino, ¡o los dos! Pero ahora bien, los míos no llegó ni a verlos de cerca.
El segundo que me hizo experimentar fue David. Rubio, guapísimo y muy inteligente. Él sí que sabía cómo tratar a una mujer. Provenía, como yo, de familia adinerada, y no tardé mucho en darme cuenta del niño consentido que era. Así que, aunque llegamos a achucharnos en ropa interior, nuestra relación no duró lo suficiente como para hacer más intimidad. Ahora es un buen amigo. Pero para buenos amigos está Cecilio, pelo largo y castaño; y hippie. Él me enseñó a conquistar a un varón, más aún de lo que ya sabía. Y me presentó a Juan, un sueño. Con él tuve mi más larga relación hasta entonces. En su lecho podían encontrarme cualquier día de ese verano, cualquiera, pues allí los pasé todos. Y, sin entrar en detalles, sabed que fue lo mejor de mi vida sexual. Y personal, pues Juan era dulce, amable, generoso, gracioso, simpático, astuto, y puedo seguir, pero ya deduciréis lo enamorada de él que estaba. Sin embargo, había algo entre sábanas que ignoraba. Mientras Juan y yo pasábamos las tardes haciendo el amor en su cama, jacuzzi, piscina o ducha, en mi casa ocurría exactamente lo mismo. Abel y Constantina eran más que jefe y empleada de hogar. Abel, mi padre, tuvo que pedirle matrimonio cuando la dejó encinta.

15 comentarios:

The Little dijo...

Anda que el padre, vaya una buena pieza está hecha. Me alegro mucho por Galia, por fin empieza a construir su vida y por el momento se sale con la suya.
Besos :)

un elefante nómada dijo...

Vaya con el padre. Hacía mucho tiempo que no me pasaba por tu blog, pero he regresado de unas mini-vacaciones que he tenido.
Voy a empezar a leer la historia desde el principio, porque tiene muy pero que muy buena pinta.
Espero que vaya todo bien Pía!!
Un besito!!

P.D. Por cierto soy la chica del blog las palabras nómadas, que es que cambie el nombre del perfil

galmar dijo...

upsss! caray!
feliz díaaaa :)

Lucía dijo...

El padre hace bien, que vuelva a rehacer su vida :) y en cuanto a ella, así me gusta, menudo curso más bueno ha tenido...=P juan me cae bien, si señor :)
Beeso :D

don vito andolina dijo...

Hola Pía, ya se sabe así son los padres...siempre aprendiendo...gracias por este bello relato...que siga, muy agradecido, pasa buen día, besos compartidos..

Alice Casterwille (Chocolatte✿) dijo...

Sabía yo que el padre estaba liado con la señora.
Que ganas de leer el 7!

Raul a q dijo...

¡Ahí, ahí! poniendo morbito a la cosa con tantos Hombres entre manos y el padre con la sirvienta. Esto promete.
Un besazo mi niña.

Lucas Fulgi dijo...

Uh, que complejo todo esto.

Juan Ojeda dijo...

Yo lo venía sospechando eso de Abel y Constantina,

se va complicando la historia, muy interesante.
Abrazo.

Centinela dijo...

Me ha gustado bastante tu manera de relatar las cosas, tan natural ya la vez, guardándote pequeñas cosas para ti.

Revisaré la etiqueta, por lo que veo esta historia viene (y va) de largo.

Un saludo!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Los hombres somos todos iguales, pero cabezonamente diferentes...

Saludos y buena tarde de viernes.

Lune* dijo...

¡Me encanta! Ya me los he leído todos y me he enamorado de la historia. Me he enganchado, sigue pronto por favor!
Menudo personaje el padre, y me alegro de que Galia tenga a un hombre tan maravilloso a su lado.
Eres una brillante escritora!
Lune*

Miss Frenesí dijo...

Parece que al final acabaron juntos!
Aunque si Constantina tenía familia, su padre la había roto :/
Parece que los hombres no son capaces de pensar en otra cosa..
Un beso enorme, me ha encantado leerte :)

Amorphis dijo...

Complcadamente genial. Que bien haz avanzado en tus textos.

¿Será que así somos todos los hombres?

Saludos !

Adela dijo...

¡¡Adiós!! Constantina embarazada, ¡eramos pocos y parió la abuela! (La chacha). Ese señor necesita ser castrado pero ¡ya!. Jajajaj a parte de esto... espero que la historia de los amores de Galia no sea autobiográfica porque sino... ¡tendré serias palabras contigo!. Prosgigo leyendo. Un beso de tus zapatillas caminantes.