miércoles, 15 de diciembre de 2010

Luna y Andrés III

-¡Ay! ¡Déjame!- le pedía Luna a Andrés, divertida.
Andrés reía a la vez que jugueteaba con su amiga en la puerta de los aseos. Los dos llevaban toda la tarde charlando apaciblemente en el bar en el que ella trabajaba, como casi todas las tardes desde hacía unos días, pero repentinamente había surgido un fervor entre ambos que les impidió detenerse cuando Andrés la arrastró hacia fuera de la barra.
Luna tropezó, de forma que cayó sobre la puerta del baño femenino, abriéndola. Se sujetaba a Andrés tan fuertemente que él cayó encima suya. Andrés se inclinó un poco hacia arriba y su mirada se cruzó con la de Luna. Ella seguía sonriendo.
Fue entonces cuando Andrés no pudo contenerse y besarla.

¿Te perdiste el principio?
Míralo aquí

6 comentarios:

Lyla dijo...

Me he imaginado la escena perfectamente jaja
Me alegro que ciertas historias de amor sigan adelante...
¡A ver que pasará!

P.D: ¿vas improvisando la historia o ya sabes que pasará después?

Encantada de leerte como siempre, besazoo!

Confusa permanente dijo...

me encanta la historia!y si el PD de lyla me interesa...
muà!

Lucas Fulgi dijo...

Besobbesobesobesobesobeso. Rápido.

María dijo...

Esos sentimientos secretos que los ojos desvelan a gritos son los que más me gustan ^^
Un besito muy fuerte guapa!

Daniel Marcos dijo...

Acabo de leer esta y el principio. La historia me gusta aunque desearía que los sucesos se dieran un poquito más despacio.

Tal vez se me haya escapado... o Andrés no lo haya tenido en cuenta, pero... ¿no tenía novia? Jijiji, niño malo.

The Little dijo...

He tenido que releermelo porqué no conseguía imaginarmelos en equilibrio en la puerta de los servicios. Bonita escena al final conseguida!