domingo, 31 de octubre de 2010

Él

Este es nuestro momento. Es el momento de cambiar, del todo o nada. Todos estos años que llevamos juntos, se pueden resumir en lo que ayer aconteció. Pero, ¿y qué fue lo que pasó ayer? No me preguntes, ni yo misma lo sé, ahora no puedo pensar en nada más que en ti, y en lo que hemos creado. En tus palabras, en tus abrazos. ¿Cómo tener claro lo que siento? ¿Acaso tú lo tienes claro? No sé, realmente, hasta qué punto podemos traspasar los obstáculos que nos impedirán estar juntos. Y tú, ¿estás tú dispuesto a dejarlo todo? ¿Apuestas por mí?

12 comentarios:

Lyla dijo...

Uf..! Confusos sentimientos... y además pensando que tienes una edad en que estas cosas puede que ya no funcionan cómo en la mía.

Me has dejado un poco sin saber qué decir.
Me ha sido rápido ponerme en tu lugar.

Yo apuesto por ti, y en este caso no se que recomendarte, pero te mando ánimos y que pase lo que tiene que pasar; esperando que sea lo correcto!

P.D: he escrito este comentario suponiendo que son unos pensamientos tuyos, reales y presentes... (Lo digo por si no lo son)

Pía Baroja dijo...

Sí, se trata de una situación real: la mía.

Muchas gracias por los ánimos, espero que todo salga bien.

Lyla dijo...

Ya que has puesto estos pensamientos, ¿sería pedir demasiado que cuando todo haya pasado, nos cuentes cómo ha ido?

una abrazada, y más ánimos; que estas cosas no son fáciles

Alicia Alina dijo...

muy buen blog, me gusta te sigo una invitación al mío:

globosagua.blogspot.com

The Little dijo...

Parece mentira con lo típicos que son estos sentimientos lo confusos que son. Lo ambiguos que pueden llegar a ser, las meteduras de patas, los momentos inesperadamente exitosos, las abstinencias posteriormente arrepentidas...
Todo el mundo tiene, ha tenido o debería haber tenido un Él o una Ella. ¿Que sería la vida sin ese punto amargo que luego da paso a ese toque dulzón que todo el mundo busca?

Carmen, quiero que veas mi última entrada en el blog. No pienso actualizarlo hasta que tu no lo hayas visto. Al fin y al cabo te concierne ;)

Pía Baroja dijo...

Claro que os lo contaré, Lyla, prometido :)

Gracias Alina, me pasaré por el tuyo.

Se me ha erizadó el bello de los brazos al leer esa pregunta que planteas, Mercè. Será por él.

Ahora me paso! jeje

Alicia Alina dijo...

yo también tuve alguna vez siete seguidores. ;)
Cuestión de tiempo y de ganas.

Besos de purpurina, ali.

Alicia Alina dijo...

por cierto, aquí está mi nuevo blog:

http://eselreflejodelespejo.blogspot.com/

Blanca dijo...

Nunca nadie me había preguntado si mis textos son cosas que me pasan realmente o si son sacados de mis pensamientos inventados. ¿Sabes? Preferiría que la mayoría fueran inventados, pero no suelo tener tanta imaginación.
Obviamente mi blog no es un diario, pero parte de las cosas que cuento me han pasado a mi. No sería capaz de no utilizar mis propias experiencias.
Muchas gracias por haberte pasado. Saludos.

Luuaa96 dijo...

Sentimientos difíciles,pero no hay que decaer ni en los momentos más difíciles.
te invito a mi blog: luuaa96.blogspot.com

plinnn... dijo...

bonito blog :))) te sigo :))

María dijo...

Pía, no había leído esta entrada. Transmites tanto sentimiento en tan poquitas letras... Suerte con tu 'él' particular ;)
besos