domingo, 27 de febrero de 2011

No estoy seguro, pero te quiero


-Estás muy serio.
-No lo estoy.
-Lo estás, te conozco demasiado bien.
Joaquín se dejó besar. Después de haber concluido aquel desenfreno pasional entre ambos, estaba muy confundido.
-Mira, no quiero que te lo tomes a mal, solo estoy muy confuso. No quiero pensar. Ni siquiera sé qué acaba de ocurrir.
-"No sé qué acaba de ocurrir" -repitió su acompañante con burla, abrazándole por la espalda y, tapándolo con las sábanas del lecho en que estaban, dijo:- pareces un político, de esos que salen en la tele hablando muy bien. Conmigo puedes dejarte de cordialidades.
-Iba en serio.
Se encontraron sus miradas. Joaquín solo pedía un poco de comprensión. Esos sentimientos, esas sensaciones, e incluso su pareja, eran muy nuevos para él.
-Joaquín, ¿me quieres?
-Ese es el problema. Que acabo de darme cuenta de que te quiero y ya me has hecho perder la virginidad. Lo que acaba de pasar en esta habitación me ha hecho al fin sentirme libre, amar y saberme amado, recorrer placeres que jamás imaginé, y sentir tu piel tan cerca de la mía como quiero que esté siempre.
Daniel dejó de abrazarle para abalanzarse de nuevo sobre él y besarle. Él también le amaba mucho.

8 comentarios:

Pía Baroja dijo...

Espero que os haya gustado, hacía tiempo que quería escribir algo así.
¡Por cierto! Terminé mi cuarta lectura del año: Bodas de Sangre de Federico García Lorca. Es bellísima, debéis leerla :)
Besos!

The Little dijo...

Si que me ha gustado. Al principio creía que hablabas de una pareja, "convencional" por así decirlo, y cuando he visto el nombre de Daniel he tenido que leérmelo dos veces pensado que te habías equivocado o algo y luego he visto claramente que yo iba equivocada. Pero me ha encantado la manera como lo has dicho.

plinnn... dijo...

Me la apunto:) feliz día:))

Lyla dijo...

jaj muy bueno!
A parte que esta muy bien escrito, me gusta como juegas con las conclusiones abanszadas que por normalidad todos llagamos.
A veces... las cosas no són convencionales, y eso les hace ganar punto, a mi entender.
Bonito =)

Lucas Fulgi dijo...

Señorita escritora: (tenía ganas de empezar así, como si fuera una carta)...
Empiezo por este cuento...: honestamente me parece lo mejor que he leído de tu trabajo, junto con el anterior. Me encanta lo que estás escribiendo, y cómo lo estás haciendo.
Si lográs darle tanta personalidad a los personajes en tan solo unos pocos párrafos, no puedo imaginar lo que lograrías en una novela, o en una novelle, o en más y más cuentos (lo que te venga cómodo es lo mejor).

En cuanto a lo de mi blog... era tan sólo un experimento que estaba llevando a cabo, pero lo voy a eliminar de la página... quería demostrar un punto y terminé demostrándome a mí mismo que mi propia opinión de mi trabajo es muy importante. De los errores también se aprende, como dicen.

No está de más volverte a decir lo mucho que se aprecia que me leas, y que comentes... gracias.

Lucía dijo...

Vaya, creo que has conseguido que todos hayamos pensado hasta el final que se trataba de un chico y una chica, así que si esa era tu intención, enhorabuena! Me ha gustado mucho :)
Un besito

Lucas Fulgi dijo...

Comentalo en mi blog, y si quieres después lo borro, así no queda por allí... ¿no?
No se si hay un método más sencillo...

Lauram dijo...

si que me gusto!