sábado, 27 de noviembre de 2010

El comienzo

-Mira, estos son mis amigos. Son de las afueras de la ciudad, pero son buena gente- aquel último susurro la dejó atónita.
-¡Hola! ¿Cómo os llamáis?
-José- dijo uno de ellos, sonriente.
-¿Nosotros? Dinos primero tu nombre, ¿no?
Ella lo miró divertida.
-Yo, soy Luna, encantada- supo poner su sonrisa más arrebatadora.
-Yo soy Andrés- también sonreía.
-Sois del mismo barrio que yo, ¿lo sabíais?
-Ah, ¿sí? No te habíamos visto nunca antes por allí.
Y aquellos tres desconocidos pasaron más de una hora intercambiando impresiones. Había pocas cosas que le gustasen más a Luna que conocer gente nueva, y más si esa gente estaba tan interesada por ella. Sabía controlar bien estas situaciones.
Su tiempo ya había acabado, el local había cerrado. Era de noche.
-¿Nos veremos algún día?- Andrés.
-¿Por qué no?
Ella se despidió amablemente de todos ellos, le habían caído muy bien. Pero uno de ellos de forma especial...

3 comentarios:

Lyla dijo...

Una entrada diferente a las otras...
No está mal leer un poco de diálogo.
Me ha gustado y me ha dejado con las ganas de leer más!
El título, sugiere una continuación, pero tal vez no sea así.. (?)

Un abrazo, me encanta leerte y valoro mucho tus comentarios!

Blanca dijo...

¿Habrá segunda parte? Me has dejado con ganas de más...:)
Un beso.

The Little dijo...

Tengo que leerme todas las entradas para poder comentar la historia entera porqué he visto que has escrito la 4ta parte. Que cabeza la mía!
Y ya sabes que siempre es un placer leerte.
Y hablando ahora sí del comienzo me gusta y me deja con las ganas. Yo tengo más suerte que las/los demás porqué ahora mismo saciaré mi hambre de lectura :)