sábado, 17 de julio de 2010

Querida Paloma

Hola Paloma. ¿Qué tal te va en Argentina? Espero que muy bien, te mereces un verano estupendo. En realidad no sé muy bien por qué te escribo, quizás porque necesito a alguien con quien desahogarme, quizás porque realmente te echo muchísimo de menos. Últimamente no me va muy bien, ¿sabes? No sé exactamente lo que me pasa. Sí, sí que lo sé pero tengo miedo a admitirlo porque no quiero creerlo. Me siento muy sola, estoy muy sola Paloma. Es curioso que tantos días lo he estado pensando pero hasta ahora no había llorado. Estoy sola. El viernes 9 fui al aquaola con mis primos, mis hermanos y Sarah y su hermano. Hasta el jueves siguiente no volví a salir con nadie. Solo iba de casa a casa de mis alumnos y de casa de mis alumnos a mi casa. Solo iba a casa a comer y dormir. Y al ordenador. Creo que recuerdas el foro de ciencia, pues bien, entro a diario y he hecho amigos. En el foro de mi primo también he hecho amigos. Ahora solo pienso en ellos, todo lo que se me pasa por la cabeza pienso en comentárselo a ellos. Estoy muy triste, no paro de suspirar cada cierto tiempo vaciando mi alma. Como te dije antes el jueves quedamos para ir al cine. Días antes intenté cambiarlo al jueves hablandolo con Sarah, pero ella no me escuchó, ni a mí ni a Adela, que tampoco podía ir el jueves. Lo único que a Sarah le importaba es que Ángel no podía ir el viernes y ella quería verle a toda costa. El jueves fuimos al cine y Adela no pudo venir. No lo pasé del todo mal, pero estuve triste. Todos los que iban lo hicieron en parejas: María-Sebas, Sarah-Ángel y Bea-Alberto. Yo, sin embargo, estaba sola. Estaba con ellos, pero no pude evitar los momentos en que se abrazaban por parejas, no pude evitar echar de menos a Sarah aún estando a mi lado. Yo tenía muchas ganas de estar con ella tras una semana sin verla (es mi mejor amiga), pero ella parecía tener más ganas de estar con Ángel. En fin, no la culpo, es su novio y tengo que acostumbrarme, pero me va a costar. Sobre todo porque no tengo más amistades que ella. Conozco a mucha gente, y gente con la que puedo salir y entablar más amistad, pero no me siento con fuerzas para hacerlo. Últimamente paso mucho tiempo haciendo amigos virtuales y charlando con mi padre, es la única persona con la que hablo a menudo. Sarah me dice que estoy rara. Yo le he contado mi problema: que ya no soy la única persona de su vida pero que ella para mí sí que lo sigue siendo. Intenté entablar más amistad contigo porque me caes muy bien y te aprecio mucho, y porque sabía que esto pasaría. No me culpes por intentar tener a alguien de repuesto porque nunca fuiste solo eso para mí.
Jamás dejaré que leas esto Paloma, no quiero amargar tu dulce viaje a tu tierra.

4 comentarios:

The Little dijo...

Hola Pía.
No tengo palabras para tu carta. Solo se me acude una y es demasiado vulgar para lo que has escrito: Genial. ¿A que tengo razón? Es demasiada simple.

Yo cuando tuve uno de esos amores escribia muchas cartas dirigidas a alguien que no leeria nunca. Un ejemplo claro es la carta que publiqué en mi blog. Evidentemente esa era solo una "imitación".
Como los destinatarios que nunca recibieron su carta, está Paloma.

Me pica la curiosidad por saber si existe o no Paloma.
Y espero de todo corazón que la situación no sea real.

Un beso.

Pía Baroja dijo...

Bueno, Paloma es totalmente real, y mi situación totalmente cierta. Pero de eso hace ya un tiempo y las cosas han ido mejorando, escribiré sobre ello.

Y no tienes que preocuparte por vulgaridad o no, no me importa y te agradezco que me lo comentaras.

Un beso!:)

Kericolo dijo...

Me gusta como escribes,y me gusta la casa destartalada con la que te presentas ante los demás...todos tenemos una casa destartalada, con muchas cosas que remendar, arreglar y poner al 100% en nuestras cabezas, yo al menos considero mi cabecita como una casa destartalada, medio caída y llena de polvo....Felicidades

Pía Baroja dijo...

Gracias Kericolo. Tienes mucha razón en todo eso sobre la casa. Te explicaré un poco el poruqé la he puesto. Primero de todo porque la imagen en sí me gusta. Luego porque está sola, como lo estoy cuando hago nuevas entradas. Porque está rota, y nadie es perfecto. Porque está integrada en la naturaleza, en un lugar donde pocas personas están. Y a partir de esto mil y una cosas más, te lo aseguro. Un saludo, y muchas gracias.